Cautivos de una forma de hacer política que no es representativa

La no concurrencia a las urnas respondió a la única protesta, viable, posible y efectiva desde el mundo ciudadano y que es gratis, al no querer seguir avalando una forma de hacer política en la cual no creen,
Imagen de Andrés Gillmore Evers
662 Lecturas
13 de Noviembre, 2012 08:11
Galería de Pop Martian

La abstinencia ciudadana de no votar en las pasadas Municipales dejó al mundo político perplejo, pero lo sucedido no es más que un reflejo de la realidad actual, los chilenos nos sentimos secuestrados y cautivos por una forma de hacer política, que ya no representa los valores y los objetivos de lo que se quiere desde la visión ciudadana de país. Sencillamente porque el formato está desgastado, falto de ideas nuevas y es llevado a cabo por los mismos de siempre que no representan bajo ningún modo la proyección final de lo que se necesita para enfrentar los nuevos tiempos.

La solución aunque pueda parecer difícil, vista desde el mundo político, desde el mundo ciudadano, solo podría ser posible con un cambio total de la forma del hacer y seria altamente positivo desde esta visión, conseguir que para el próximo periodo presidencial un gobierno de Unión Nacional, con la capacidad de unir y no de dividir. Existe una necesidad real de confeccionar una nueva constitución que fortalezca el país, que sea representativa y más creíble. Si nos proyectamos de acuerdo a los parámetros actuales y a lo que pide la ciudadanía, que es el alma y la energía vital de una nación, qué renovación podría representar que elijamos un nuevo Presidente entre una posible Bachelet, Velasco, Allamand, Golborne o un Marcos Enríquez Ominami. Es solo más de lo mismo y sin duda podríamos caer en una polarización de las ideas jamás vista, si no renovamos las reglas del juego y no tenemos la capacidad de crear un frente amplio de Unión Nacional.

Cambiar el modelo de desarrollo y la constitución desde adentro, podría ser una forma, si lo pidieran los políticos actuales desde el congreso, eso de acuerdo a los matices de la actual constitución,  lo que se necesitaría para llevar a cabo ese objetivo, conllevaría a pretender que los actuales políticos tuvieran la capacidad de poner al país adelante de sus propios intereses personales y partidistas, eso sería pedirle demasiado a un mundo político que no ha entendido la realidad actual y solo quiere perpetuarse.

El ejemplo que dio la comuna de providencia con Josefa Errázuriz una candidata representativa del mundo ciudadano independiente, que logró lo que parecía imposible, solo aplicándose con un discurso humano y con sentido común, nada de extraordinario y complicado, pero que representó el reflejo real de lo que pide la ciudadanía, se podría aplicar al país como un todo y transformarse en un ejemplo posible del camino que deberíamos tomar si queremos mejorar de verdad, en un proceso en donde el bi-nominal no cuenta.

Los partidos políticos en la actualidad solo están interesados en sacar ventaja de la transición que vivimos en la actualidad y han polarizado la visión de desarrollo para sacar sus dividendos. O se es Estatista como lo quieren los comunistas y parte de la centro-izquierda o se es Mercadista como lo quiere la derecha. El verdadero camino que propone la visión ciudadana, es una mezcla de las dos cosas, con un balance del formato con equidad, sabiduría y mucho sentido común, entendiendo que crecer no es lo mismo que desarrollarse, con un Estado más preocupado por sus habitantes y cuidador de los bienes estratégicos que son de todos, como lo son: el agua, mar, educación, salud, sin entregarlos con un cheque en blanco a los intereses privados. Hoy encontramos un Estado que descansa en los intereses de los privados y traspasa la responsabilidad de ser eficientes y desarrollados a las transnacionales, lo que por ende desencadena que en la actual administración de los bienes de todos y muy especial de los recursos naturales, solo prevalecen los intereses privados, antes que el de los habitantes y eso es lo que precisamente tiene al país tan dividido y polarizado en sus posturas.

El gran mérito de los movimientos ciudadanos, es que a pesar de todos los inconvenientes han transparentado esa realidad, hicieron abrir los ojos a la ciudadanía, en general, frente a los verdaderos intereses escondidos de nuestros políticos que decían antes representarnos. Al conocerse esa realidad el país cambió, por un lado se perdió la confianza y eso es terrible, porque produce ingobernabilidad, pero por otro lado, lo que es muy positivo, nos dimos cuenta de la realidad y eso es muy bueno, porque nos permite mejorar. Saliendo a relucir un nuevo concepto del hacer “La visión Ciudadana de País”, que es ante todo proyectar un país para todos. El mundo ciudadano con todas sus limitaciones y sus defectos naturales, ha intentado dentro de lo posible de marcar la pauta y proponer un cambio real para todos, pero el protocolar mundo de los partidos políticos se aferra a su poder y no quiere largar prenda.

La ciudadanía no concurrió a votar el pasado 28 de Octubre, no porque no tuviese obligación, por flojera o por falta de interés como dicen los políticos para escudarse de sus propios errores. La no concurrencia a las urnas respondió a la única protesta, viable, posible y efectiva desde el mundo ciudadano y que es gratis, al no querer seguir avalando una forma de hacer política en la cual no creen, por sentirse tremendamente utilizados y no quieren continuar siendo sostenedores de ideologías que han mal utilizado su poder y su convergencia.

El mundo político fue descubierto en sus verdaderas intenciones de esta nueva pero vieja realidad, se vieron remecidas sus bases al quedar en evidencia sus procederes, formatos, protocolos y las verdaderas intenciones en las que se habian fundamentado todos estos años, quedando expuestos sus vínculos, alianzas económicas, sus verdaderos intereses y todas esas interrogantes que antes no comprendíamos. El país se habia estado administrando como una empresa transnacional, se tomaban decisiones en función del lucro que daban esos proyectos y no del bien estar que proporcionarían al país como un todo y en eso está el gran error actual en la forma de pretender desarrollo y los políticos que han avalado ese formato y lucrado personalmente, han perdido toda credibilidad.

Esa realidad expuesta por los movimientos sociales, desde sus inicios en el 2011 con HidroAysén, pasando por los estudiantes, hasta Freirina. Tuvo una gran energía desde un comienzo, pero lamentablemente estos movimientos han empezado a perder esa energía vital y están cayendo inexorablemente en la telaraña propuesta por los partidos políticos, porque el mundo ciudadano aunque organizado y consciente, es básicamente un mundo amateur. No recibe financiación alguna por defender sus derechos, lo que hace es mayoritariamente en el tiempo libre y solo responden a reflejos naturales de sobrevivencia, precisamente por las lagunas dejadas por los políticos, al no cumplir su rol. Los partidos políticos por sobrevivencia también, intervienen los Movimientos sociales para anularlos, ofreciéndoles a sus líderes la sustentación económica y a través de ese poder de influencia que es muy fuerte, los manejan para que se pierdan finalmente.

Un ejemplo claro de esto del cual puedo hablar con conocimiento de causa, es lo que sucedió con el vocero del Movimiento Social por Aysén Iván Fuentes, que marcó un hito en todo Chile. Actualmente recorre el país en representación del Aysén sustentable y gana buenas sumas de dinero con ello, discursa sobre el tema y da consejos a una gran audiencia de profesionales que lo escucha atentamente, que creen en su discurso porque representa al Movimiento y la lucha que se dio en Aysén. cuando la verdad es que no representa a nadie en Aysén a esta altura de los acontecimientos, está muy desacreditado porque traicionó los fundamentos básicos del Movimiento, precisamente porque este vocero fue intervenido en su momento cúspide por la DC. Este partido puso en práctica lo arriba descrito con la sustentación económica y encandiló a Fuentes al proponerle ser candidato a diputado por Aysén. Con esa simple propuesta cambió totalmente al vocero Fuentes y este perdió toda la sustentación social que tenia y se transformó precisamente en todo lo contrario por lo que luchó en un momento desde Aysén. De paso se destruyó así mismo y al movimiento, porque si pretende ser diputado en Aysén con la traición realizada hacia su gente, es que de verdad no sabe nada de nada. Además lo obligaron a coludirse con el gobierno, para sacar una ley de pesca que contradice los valores del Movimiento Social que representaba.

En Chile estamos cautivos por fundamentos que no son coincidentes con los valores éticos y morales que exige hoy la ciudadanía, que pretende un país más cuidadoso, armónico y estable emocionalmente, en el entendimiento que no todo es tener bienes materiales, acceso a tarjetas de créditos y cambiar el auto cada dos años, fiado. Eso ha sido lo que el modelo ha propuesto y nos ha invadido con su forma, es un formato que no es real, es poco factible, lo que la ciudadanía quiere es más consistencia. Lo que se pretende desde el mundo ciudadano, es un crecimiento que permita un desarrollo armónico, ético, cuidando los valores culturales que nos representan.

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.