[TIPS] Cómo cuidarnos de gripes y resfríos cuando comienza el otoño

Finalmente llega el frio otoñal y es en estas condiciones que empieza a registrarse una mayor incidencia de virus respiratorios causantes de resfríos y gripes, que pueden derivar en faringitis, laringitis, bronquitis y otras enfermedades más. Previene estas situaciones leyendo esta nota.

Imagen de Corresponsal El MagallaNews
486 Lecturas
28 de Abril, 2014 23:04
Foto: anieto2k (Bajo una licencia Creative Commons)

Aunque el otoño partió hace semanas, recién ahora comenzamos a sentir los primeros indicios de su presencia, con días más fríos y ventosos.

Es en estas condiciones que se empieza a registrar una mayor incidencia de virus respiratorios, causantes de gripes y resfríos que podrían derivar, eventualmente, en otras afecciones respiratorias más serias, como la faringitis, laringitis o bronquitis.

La Mutual de Seguridad CChC recomienda seguir las siguientes claves:

1. Abrigarse

Los enfriamientos favorecen las infecciones virales y la aparición de síntomas relacionados, por lo que lo ideal es tomar resguardos a la hora de vestirnos si vamos a exponernos al frío. Las zonas de mayor pérdida de calor son la cabeza, el cuello, el tronco y las plantas de los pies. Intente mantenerlas abrigadas. 

Además, en días de lluvia, preocúpese de que su ropa permanezca seca. Especialmente las capas en contacto con la piel. Si se humedecen o se mojan,  cámbiese lo antes posible. Así evitara perder calor y  enfriarse. 

2. Limpieza y ventilación

Una de las vías por la cual se disemina el resfrío es el aire. Por lo tanto, en esta época es muy importante mantener limpios los ambientes, existan o no personas enfermas cerca. Lo ideal es ventilar los espacios, dejando entrar luz solar y rociando con aerosol desinfectante cuando se pueda.

Además, según estimaciones, un 80% de los gérmenes de la gripe están instalados en el hogar, por lo que se recomienda un programa de higiene personal que incluya desinfectar (idealmente con cloro) diversas áreas y artefactos comunes en la casa, como picaportes, controles remotos, puertas de refrigeradores, baños, entre otros.

3. Contacto directo

No obstante, otras de las vías más comunes de transmisión de resfríos y gripes es el contacto directo, como saludar con la mano a alguien que se ha sonado previamente la nariz o que ha tosido. Por lo mismo, evite el contacto cercano con personas con tos y secreciones nasales.

En la misma línea, al toser cúbrase con las mangas o puños y no con las manos.

4. Lavado de manos

 En relación con lo anterior, si tuvo contacto con alguien resfriado, o usted mismo lo está, lo ideal es lavarse las manos cuando pueda y portar siempre alcohol gel.

5. Sobre las toallas y pañuelos, ideas desechables 

No comparta efectos de uso personal, como toallas, pañuelos u otros objetos que puedan facilitar el contagio. Además, si usted está enfermo, prefiera elementos de higiene desechables.

6. Alimentación, alimentos calóricos y con vitamina C

Consuma alimentos saludables y energéticos, que lo ayuden a entrar en calor.

Lo recomendable, también, es fortalecer nuestras defensas con dosis altas de vitaminas, particularmente Vitamina C, ingiriendo frutas que la contengan, jugos naturales, o bien, suplementos.

Conocido por todos es que la miel -o sus derivados, como la jalea real- puede ayudarnos a proteger, y aliviar dolores de garganta en fase inicial y la irritación.

7. Ojo con el cigarro y el alcohol

Si se encuentra enfermo, lo recomendable es evitar el cigarro o, por lo menos, reducir su consumo, ya que este hecho puede agravar los síntomas.

El tabaquismo y el consumo de alcohol en exceso durante una enfermedad respiratoria -en combinación con el frío- reduce los mecanismos naturales de defensa de las vías respiratorias.

8. Vacunarse 

 Vacunarse contra la influenza es una buena medida de prevención, bastante eficaz para evitar las complicaciones. Sobre todo si se trata de los grupos de mayor riesgos, como niños y ancianos.

9. Evitar automedicarse e ir al médico:

En casos de presentar síntomas más avanzados -como fiebre alta, escalofríos, obstrucción o secreción faríngea-, es conveniente consultar a su médico, pues podría requerir antibióticos. A no ser que sólo necesite antigripales, no se automedique.

Etiquetas

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.