Chile: Ni jaguares, ni habitantes de un oasis

Chile: Ni jaguares, ni habitantes de un oasis

12 Noviembre 2020

Somos subdesarrollados, con una democracia capturada. Oficialismo y oposición han alternado el ejercicio del poder, no se diferencian, lo de ellos, acomodo hereditario.

Roberto Bravo >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

De la pretensión de ser los Jaguares de Latinoamérica al Oasis del Presidente Piñera; la riqueza y bienestar de unos pocos, exhibidos como logro país.  

Te puede interesar: Plebiscito: Claro pronunciamiento, incierto futuro

Somos subdesarrollados, con una democracia capturada. Oficialismo y oposición han alternado el ejercicio del poder, no se diferencian, lo de ellos, acomodo hereditario. El peaje cobrado para ser parte de la minoría poderosa, fue la renuncia a superioridades morales y la adscripción irrestricta al modelo económico neoliberal.

Como en cualquier otro país, la gente de a pie tratamos de contribuir y masificar el bienestar. El fetiche de la modernización capitalista, en función de la cual se justificaba el modelo económico, se esfumó del discurso político y técnico. El retiro de las AFPs, les preocupa más por la rentabilidad de la industria que por las futuras pensiones; a la vaca lechera, parafraseando a Nicanor, le están tirando la leche por la cabeza.

Desde los partidos y gremios empresariales, que creen saber lo que siente y piensa el ciudadano común y corriente, en este proceso político, tratarán de no ceder control hegemónico, por varias razones, a saber: la supremacía de la propiedad privada y los privilegios de los que gozan. Ambos no serán moneda de cambio fácil en la discusión constituyente, tanto por la incertidumbre del proceso como por la pérdida de relevancia.

La política debería facilitar la participación de ciudadanos, que no estando enrolados, puedan ser candidatos a la Convención Constitucional. Sería saludable la amplia representación de intereses, sensibilidades, etnias y visiones, aunque poco viable por ser contra fáctica; el poder opera en la lógica contraria, concentra.

James Hamilton, tras su fallida militancia en el partido Por la Dignidad, insistió Con Todos y no logro su inscripción; Fernando Atria con Fuerza Común, corrió la misma suerte, no alcanzo el número de firmas. Los partidos instrumentales, surgidos tras el 18-O, veremos qué capacidad tienen de conformar listas y concitar interés ciudadano.

Esta es otra elección y el 80/20 del plebiscito se barajará en los términos que la política esté dispuesta a conceder; las reglas las imponen ellos. La derecha política así lo entendió y se unirá en bloque para asegurar que su 30 a 40% de representación electoral esté representada en la convención; del otro bando, pocas señales de acuerdo y unidad.

Quienes esperamos una convención en sintonía con el resultado del plebiscito y no un caja de resonancia de la cota mil, estamos en una situación de precaria expectación. La incógnita; quiénes llevarán a esa instancia la voz y representación de quienes queremos otro trato con el Estado, valoración de los derechos sociales, del medio ambiente, cambios en seguridad social y la extinción de privilegios y abusos.

Desde la política, un arrebato de vinculación con la realidad sería buen síntoma, la irrelevancia no les importa, sí la pérdida de poder. Saludable que el cambio constitucional los desvelara, allanaría el camino para superar esta realidad de asimetrías y abusos.

Reconocernos una sociedad diversa y desigual, nos haría bien, para situarnos sin chapas y eslóganes que nos caricaturicen. Replantearnos es posible; algo que nos saque de este marasmo y restituya las convicciones.

Paridad de género, diversidad y efectiva representación, serían indicadores de un cambio de época. Reenfocar, para no creerse Jaguares ni habitantes de un largo y angosto Oasis, nos permitirá recuperar y/o comenzar a replantear nuestra identidad.

Frases Par(r)a el Bronce:1. Porvenir, una bomba de tiempo..., 5.Tercer y último llamado. Individualistas del mundo uníos, antes que sea demasiado tarde. Nicanor Parra.   

Te puede interesar también: Carabineros: En los hechos, ¿cuáles serán sus determinantes?