De pandemia a pandemónium: El riesgo de la crisis

De pandemia a pandemónium: El riesgo de la crisis

01 Septiembre 2020

La democracia es el sistema de gobierno mejor dotado para hacer frente a esta nueva realidad, por lo que la depreciada y subvalorada participación, como hacer esfuerzos por una deliberación efectiva, serán desafíos que se deberán enfrentar con urgencia y determinación.

Roberto Bravo >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

De la determinación de los especialistas en Pandemia al mandato de los demonios en Pandemónium, no habrá mucho trecho, si la sociedad no acuerda un camino llano y respaldado para hacer frente al desempleo, pobreza y desigualdad. Una vez levantado el velo de cuarentenas y restricciones, la realidad se expresará con nitidez y mucha crudeza.

La democracia es el sistema de gobierno mejor dotado para hacer frente a esta nueva realidad, por lo que la depreciada y subvalorada participación, como hacer esfuerzos por una deliberación efectiva, serán desafíos que se deberán enfrentar con urgencia y determinación; contribuirá la necesidad de evaluar y dar cuenta de las autoridades elegidas. La despolitización de la sociedad y la política venida a menos, faranduleada y hegemonizada por una minoría, tiene que dar paso a un sistema ampliamente validado y respaldado. Presidentes y parlamentarias electos con la mitad del padrón participando y en los hechos gobernando con una precario respaldo, ya no sirve.

Chile, por su geografía, nunca debió haber suprimido los trenes de pasajeros y carga. El poder de los camioneros es tal, que han ejercicio presión para limitar el cabotaje marítimo interno y han influido en la eliminación del tren, para constituirse en un poder factico, que todos desde el mundo político han contribuido a insuflar. Lagos en un arrebato, gastando miles de millones de dólares, solo alcanzó a remodelar estaciones de trenes que hoy nos recuerdan, con su fantasmagórica presencia, el despilfarro de recursos públicos y la obsecuencia de la política a los grupos de presión. Si para conseguir un objetivo político basta cruzar camiones en la carretera y a esperar la solución, estamos supeditados al poder de los tractos y de unos pocos, discretos pero poderosos, dirigentes dueños de camiones.

Se aprovechan de una debilidad y por años indefinición política para con el Pueblo Mapuche y nadie les pasa la cuenta por el costo del negocio que gestionan con más externalidades que beneficios sociales. Como va a ser posible que estando en estado de excepción, con todas las restricciones que las personas tenemos para trabajar y desplazarnos, ellos se tomen las carreteras; el gobierno los respalda y dispone para su tranquilidad, un paquete de medidas para tranquilizarlos y así depongan el bloqueo.

No contar con un consistente sistema político, nos llevará a estar supeditados al ruido y griterío de un pandemónium. Que este juego de sintaxis no se nos transforme en realidad, las crisis visibilizan grandes problemas y que no sea un cliché, grandes oportunidades; para no seguir con la chapa de país en desarrollo, algo así como, siga participando.

La sociedad desarticulada y los grupos de presión haciendo de las suyas; es exactamente lo contrario lo que requerimos para construir una sociedad viable. Que Satán y sus acólitos sigan esperando, como no depender de rezos y milagros, es responsabilidad nuestra y del sistema político. Implicarnos, cada cual en lo suyo y desde su realidad, es el camino.