Rápida vacunación contra el Covid-19 en Chile: Que esta hazaña sea un precedente para un sistema de salud pública universal

Rápida vacunación contra el Covid-19 en Chile: Que esta hazaña sea un precedente para un sistema de salud pública universal

05 Abril 2021
Nuestro país es uno de los líderes a nivel mundial en torno a la administración de vacunas contra el Covid-19, haciendo presumir que llegaremos más temprano que otros países a la inmunidad de rebaño.
Red Mi Voz >
authenticated user Editor
Rápida vacunación: Que hazaña sea precedente para salud pública universal

Cuando nos va bien en el fútbol, gritamos que somos los mejores del mundo y, cuando nos va mal, los peores. Es de una bipolaridad desmesurada y poco sensata, y en este proceso peligramos caer en esa dinámica si no ponemos el balón en el piso.

Hoy Chile tiene inmensos desafíos que un gran éxito o un gran fracaso no deben eclipsar. Enceguecernos con un  exitismo al estilo de creernos “un verdadero oasis” o “los jaguares del Pacífico”, nos nos va a llevar por un camino adecuado.  

Chile es uno de los líderes a nivel mundial en torno a la administración de vacunas contra el Covid-19, haciendo presumir que llegaremos más temprano que otros países a la inmunidad de rebaño. Con más de 6.900.000 vacunas administradas, nuestro país se convierte en una historia de éxito frente a la gran crisis de la pandemia. 

¿Por qué lo hicimos tan bien? 

En marzo de 2020 los laboratorios de la Universidad Católica comenzaron a estudiar para desarrollar una vacuna contra el virus y pronto hubo un acercamiento de la casa de estudios con los investigadores chinos. Gracias al trabajo del rector Ignacio Sánchez y el científico Alexis Kalergis se invirtió principalmente en la vacuna Sinovac y fue un acierto. Todo esto requirió apoyo y gestión pública, en lo que el gobierno actuó anticipadamente lo que sin dudas es una gran capacidad, proveyendo a Chile con una cantidad de vacunas que nos tiene en camino derecho.  

Y es que eso que tanto se le critica al Presidente Sebastián Piñera y sus cercanos en el gobierno: ser parte del gran empresariado del país, en este caso particular fue algo positivo. Tener un acaudalado y hábil empresario dirigiendo el país aseguró la logística de comprar, proveer, invertir y gestionar el plan de vacunación. Además del rol implacable del sistema público, se ha requerido gran apoyo empresarial, en insumos, logística, y recursos humanos.

Ahora bien, este éxito con las vacunas tiene más explicaciones que es necesario comprender.   

El sistema de salud, una máquina aceitada 

En Chile, las vacunas vinieron desde afuera, pero todo lo demás ya estaba aquí. Los verdaderos héroes y heroínas son el personal de la salud, técnico, profesional y de oficio que han llevado adelante el plan “Yo me vacuno”, resultado de la historia del Chile Republicano, por el que nuestro sistema público de salud tiene la capacidad instalada desde 1887, cuando Balmaceda decretó la Vacunación Obligatoria contra la viruela para todos los recién nacidos del país, inaugurando una nueva política de vacunación.  

Es también gracias a la urgencia instalada desde el Colegio Médico y a nuestro sistema de salud que hoy podemos congraciarnos. En Chile abunda la crítica y la denostación de casi todo, y hoy invitamos a reconocer el camino recorrido, pues una mirada generosa de todo presunto éxito es fruto de décadas de trabajo de muchas personas en lo reciente y lo pretérito. Este tan vapuleado sistema público de salud, hoy merece reconocimiento y expansión. Que esta hazaña no quede solo en los libros de historia como fue con la Polio, que esta vez sea un precedente que marque el camino hacia un sistema de salud pública universal que cuide a todas las chilenas y chilenos. 

No es momento de soberbias ni oportunismos, que son la antesala de grandes dolores sociales, es momento de la salud y los cuidados, porque no solo el Covid-19 mata. En el plan de vacunación se evidencia que podemos tener un Estado que cuida la vida y para eso tenemos de nuestro lado la ciencia y el conocimiento, actores públicos y privados, la importación y la inversión, todos colores que pueden integrar un país del que sentirnos orgullosas y orgullosos.

www.mivoz.cl