Internet seguro: aprender para protegernos en la red

Internet seguro: aprender para protegernos en la red

12 Febrero 2021

La Unicef, por ejemplo, ha detectado tres razones de por qué el uso de datos personales en niños y jóvenes es preocupante. Muchos niños, especialmente los menores de 13, no tienen la madurez necesaria para dar consentimiento informado al tratamiento de sus datos personales.

Especial Mi Voz >
authenticated user Editor

Por Claudio Anabalón

Director de Asuntos Públicos y Relaciones Institucionales

 Entel

Teletrabajo, videollamadas, educación a distancia y digitalización, son conceptos cada dia más presente en nuestras vidas, una vida cada dia más digital. Hace ya casi un año, nuestra rutina diaria, por razones obvias de la pandemia y el confinamiento, ha llevado a que muchas de nuestras actividades cotidianas, se hayan volcado a un mundo donde la tecnología es parte de todo.

 De manera muy especial, debemos considerar que esto también ha afectado a niños y jóvenes, quienes no solo han tenido que aprender a través de la teleducación, sino que han apostado por las redes sociales y otras plataformas digitales para mantener el contacto con sus amigos, familia y  por supuesto, como una herramienta de entretención. De hecho, el tráfico de datos aumentó en un 59% desde que se inició la pandemia, siendo las aplicaciones de juego y streaming  las que más han crecido.

No cabe duda que internet tiene múltiples beneficios. En la red podemos acceder a infinita información, es un lugar de encuentro, un canal de comunicación, un espacio de expresión, es la herramienta mas democrática y equitativa de acceso a la autoeducacción y el aprendizaje. Sin embargo, su uso implica también riesgos y si bien las nuevas generaciones son nativos digitales y entienden el funcionamiento de las aplicaciones y aparatos tecnológicos, la realidad es que poseen poca información sobre cómo protegerse de los ciberataques.

¿El desafío? Convertirnos en un Ciudadano Digital. Aprender y conocer los riesgos presentes en la red para protegernos a nosotros mismos y a quienes nos rodean.

En esa línea, muchas veces por falta de experiencia, ni siquiera los adultos comprendemos las consecuencias que esto puede tener una vez que esos datos circulan en la red. Como no podemos evitar una mayor conectividad, padres y tutores debemos hacer frente a estas amenazas y conocer los riesgos que existen en la red. Desde este aprendizaje, podemos educar y crear concientizar a niños y jóvenes.

La Unicef, por ejemplo, ha detectado tres razones de por qué el uso de datos personales en niños y jóvenes es preocupante. En primer lugar, muchos niños, especialmente los menores de 13, no tienen la madurez necesaria para dar consentimiento informado al tratamiento de sus datos personales. Segundo, los adolescentes y niños no comprenden fácilmente qué significa permitir “cookies” o entregar datos personales. Finalmente, el uso de técnicas invasivas como solicitudes de fotografías y acceso a cámara web son muy preocupantes porque puede invitarlos a compartir información privada.

En fin, no es una tarea fácil, pero la buena noticia es que se ha desarrollado mucho contenido para guiarnos en este desafío. Para Entel, acercar las infinitas posibilidades que nos entrega la tecnología, mediante una transformación digital responsable, abordando materias de protección de datos y ciberseguridad, poniendo en el centro a la persona con educación, auto cuidado y concientización, es fundamental. De hecho, recientemente, hemos trabajado con el Equipo de Respuesta ante Incidentes de Seguridad Informática del Ministerio del Interior (Csirt) y con la Subsecretaría de la Niñez, para proporcionar una serie de consejos para guiar a padres, niños y jóvenes en el entorno digital.

En línea con ese objetivo, hemos acuñado internamente este concepto de Ciudadano Digital, para que sea haga parte de nuestra cultura organizacional y desde ahí, de la experiencia, transmitir ese conocimiento, tarea que hemos emprendido desde nuestros inicios con el proposito de acercar la tecnología a las personas.